vectorial 15
vectorial 14 29 de Mayo de 2023

¿Qué es el duelo?

Se trata de un proceso habitual en el que hemos de hacer frente a un cambio irreversible y doloroso, que nos afecta a nivel personal.

En primer lugar, ante un proceso normal de duelo, solemos dar una respuesta aguda, corta, pero muy intensa, con gran dolor, angustia y/o inquietud… Más adelante esto dará lugar a rabia, tristeza, apatía… Es decir, la pérdida favorece la aparición de un conjunto de síntomas emocionales, cognitivos, conductuales y fisiológicos que afectan a la persona en el transcurso de las semanas-meses posteriores al acontecimiento. Cada pérdida conlleva un suelo, y su intensidad dependerá del valor que nosotros le atribuyamos.

En el duelo no tan solo encontramos pérdidas relacionadas con la muerte o fallecimiento de amigos o familiares, sino que también podemos hablar de relaciones que han finalizado, o cualquier otra situación donde hayamos perdido algo a lo que nosotros hayamos establecido un valor.

Los elementos más importantes del duelo son la pérdida y el apego con el mismo, por tanto, la intensidad del proceso de duelo dependerá del valor que le demos al objeto perdido. El duelo comprende factores psicológicos, físicos y sociales, no hay un momento concreto en el que se determina que finaliza el duelo, pero sí que sería necesario completar una serie de fases hasta alcanzar la recuperación emocional, que se exponen más adelante.

Elaborar un duelo requiere una actitud activa por parte del doliente para construir una nueva realidad a partir de la experiencia y afrontar los desafíos que presenta la pérdida. Esta conexión con los demás se inicia con un darse permiso para atravesar el dolor y la vulnerabilidad. Debido a esto, para poder elaborar el duelo, requerimos un espacio para elaborar emociones y sentimientos que conlleva la misma pérdida y ayudarnos a seguir conectados con la vida, aprendiendo a convivir con la que ya no existe o es diferente.

Las reacciones que frecuentemente podemos encontrar en el duelo son sentimientos de conmoción, bloqueo, tristeza, negación, ansiedad, culpa, soledad, depresión… También problemas a nivel cognitivo como dificultad para concentrarse, tener preocupaciones muy frecuentes o incluso alucinaciones. Por otro lado, a nivel físico, podemos encontrar dolor en el pecho, malestar general, náuseas, fatiga… Finalmente, a nivel conductual, podemos encontrar problemas para dormir, pérdida, interés por actividades lúdicas, o incluso encontrarse más agresivo o distante.

Sin embargo, cabe remarcar como cada persona puede tener reacciones de duelo muy distintas, por tanto, cada proceso de duelo debe tratarse de manera individual.

¿Cuáles son los síntomas del duelo?

  • Tristeza, y pensamientos recurrentes acerca de la pérdida
  • Falta de concentración.
  • Atención extrema o anulación de recuerdos.
  • Problemas para aceptar la pérdida.
  • Distanciamiento social.
  • Resentimiento por la pérdida
  • Incapacidad para realizar actividades lúdicas.

Tipos de duelos

Existen distintos tipos de duelo según la afectación que cause la pérdida en la persona:

  • Duelo anticipado: consiste un proceso vivido por el paciente y familia, de forma previa a una pérdida real. Este tipo de duelos lo podemos encontrar ante situaciones terminales o pacientes diagnosticados con enfermedades avanzadas.
  • Duelo sin resolver: cuando la persona se encuentra inmersa en el proceso de duelo, sobre todo en la fase de ira.
  • Duelo ausente: consiste en un tipo de duelo donde parece que nada haya sucedido. Es un duelo, sin embargo, pendiente de trabajar para acabar aceptando la realidad tal y como es.
  • Duelo crónico, patológico o complicado: consiste en un duelo que continúa en intensidad más allá de cierto período de tiempo, y se encuentra en un grado significativamente perjudicial para la vida de la persona.
  • Duelo retardado o pospuesto: consiste en un duelo que se caracteriza por tener una reacción insuficiente en el momento de la pérdida, y que se puede reexperimentar los síntomas del duelo en el futuro.
  • Duelo desautorizado o silente: es aquel que nosotros mismo, el entorno o la misma sociedad nos niega o nos obliga a que no se exprese en la forma en que nosotros lo necesitamos.

Fases del duelo

Los procesos de duelo se basan en 5 fases, tal como Kübler-Ross (1969), sin embargo, las siguientes etapas pueden darse de manera no secuencial, y cada persona puede expresarlo de diferentes formas y en situaciones distintas:

  1. Etapa de negación: reacción habitual que suele suceder justo después de la pérdida. Se puede expresar de diferente manera, con actitud de incredulidad, pesadilla o incluso, actitudes “como si no hubiera pasado nada”. Durante esta etapa la comunicación suele encontrarse bloqueada, y suelen detectarse conductas inapropiadas e insensibles.
  2. Etapa de ira: en esta fase se activan sentimientos de impotencia y frustración por parte del sujeto. Es una fase crítica, y muchas personas se encuentran atrapadas y es necesario revertir la situación para poder avanzar en las etapas del duelo.
  3. Etapa de negociación: se comienza a establecer el contacto con la realidad del sujeto. En ese momento comienzan a explorarse situaciones que puedan revertir la situación de duelo.
  4. Etapa de depresión: a medida que la pérdida se interiorice puede generar problemas emocionales a los pacientes. Este punto supone un estado racional y emocional donde la pérdida se ha de trabajar. Dicha fase se caracteriza por pena, tendencia al aislamiento social, y pérdida de interés por todo lo que envuelve al paciente.
  5. Etapa de aceptación: es la etapa final y supone la llegada de la comprensión de la pérdida. Es importante remarcar que el proceso de duelo es un profeso personal e individual, y cada paciente puede tardar un tiempo determinado en conseguir esta etapa.

¿Cuándo ir al psicólogo por duelo?

Es importante acudir a terapia en caso de que algunos de los síntomas anteriormente comentados como la tristeza, o la apatía afecten tu vida diaria, o no te veas capaz de afrontar la pérdida por ti mismo y requieras apoyo.

Hay procesos en los que la persona desplaza su rabia y pena, a otras personas o casas, en los que las respuestas emocionales esperables se desconectan de la propia pérdida y la persona sigue su vida como si no hubiera ocurrido nada. Aferrarse a la negación de la muerte, eludir la renuncia al ser perdido, negar los diferentes aspectos de la ausencia, dolores o complicaciones pueden dar lugar a un duelo patológico o complicado.

Un especialista puede ayudarte a encontrar el equilibrio que requieres.

Logos de las entidades cuyo proyecto es financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU

«Financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU. Sin embargo, los puntos de vista y las opiniones expresadas son únicamente los del autor o autores y no reflejan necesariamente los de la Unión Europea o la Comisión Europea. Ni la Unión Europea ni la Comisión Europea pueden ser consideradas responsables de las mismas»